lunes, 21 de septiembre de 2015

Deja tu corazón en manos de Dios y te lo pondrá en manos de quien lo merece